planetrecetas

Bienvenidos a tu web de cocina, donde encontraras las mejores y mas fáciles recetas para degustar junto a tus familiares, amigos y conocidos.

La carne de pollo es como se denomina a los tejidos musculares y órganos procedentes del pollo. Es muy frecuente encontrarla en muchos pl...

Exquisito pollo parmesano, excelente acompañante

Exquisito pollo parmesano

La carne de pollo es como se denomina a los tejidos musculares y órganos procedentes del pollo. Es muy frecuente encontrarla en muchos platos y preparaciones de la culinaria de todo el mundo. Su carne se considera un alimento básico y es por esta razón por la que se incluye en el índice de precios al consumo.

El origen de la relación de esta especie con el ser humano se remonta al Neolítico, concretamente en el marco del cambio de sociedades cazadoras-recolectoras a agricultoras-ganaderas. Algunos estudios revelan que las primeras gallinas y pollos domesticados pueden provenir de la India, hace más de 4.000 años.

Su presencia en la vida del hombre no es nueva. Los primeros restos datan del Neolítico, del año 6000 a. C. Fueron encontrados en la provincia china de Hebei y de ahí pasaron a Europa de la mano de los sumerios. En el Egipto de Tutmosis III (1500 a. C) ya hay constancia de avicultores, y en los tratados gastronómicos de la Roma del siglo I d. C

Los avances de la ciencia, así como los nuevos conocimientos higiénicos-sanitarios, permitieron la extensión del consumo de pollo a toda la población durante el siglo XX”. Su década prodigiosa llegó en 1960. Dejó de ser un artículo de lujo para convertirse en un producto habitual en las dietas debido a su alto contenido proteico y vitamínico y la muy baja presencia de grasas.

Quedate con nosotros y aprende de manera facil y practica como preparar el mejor pollo parmesano.

Pollo parmesano

Ingredientes

  • 4 mitades de pechuga de pollo deshuesadas y sin piel
  • Sal y pimienta negra recién molida al gusto.
  • 2 huevos
  • 1 taza de pan rallado panko, o más según sea necesario
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado
  • 2 cucharadas de harina para todo uso, o más si es necesario
  • 1 taza de aceite de oliva para freír
  • 1/2 taza de salsa de tomate preparada
  • 1/4 taza de mozzarella fresca, cortada en cubos pequeños
  • 1/4 taza de albahaca fresca picada
  • 1/2 taza de queso provolone rallado
  • 1/4 taza de queso parmesano rallado
  • 1 cucharada de aceite de oliva

Modo de preparación

  1. Precaliente un horno a 450 grados F (230 grados C).
  2. Coloque las pechugas de pollo entre dos láminas de plástico pesado (las bolsas resellables del congelador funcionan bien) sobre una superficie sólida y nivelada. Libere firmemente el pollo con el lado liso de un mazo para carne hasta un espesor de 1/2 pulgada. Sazone el pollo a fondo con sal y pimienta.
  3. Batir los huevos en un recipiente poco profundo y reservar.
  4. Mezcle las migajas de pan y 1/2 taza de queso parmesano en un tazón aparte, deje a un lado.
  5. Coloque la harina en un tamiz o colador; espolvorear sobre pechugas de pollo, cubriendo uniformemente ambos lados.
  6. Sumergir la pechuga de pollo recubierta de harina en huevos batidos. Transfiera la pechuga a la mezcla de migas de pan, presionando las migajas en ambos lados. Repita para cada pecho. Ponga a un lado las pechugas de pollo empanadas durante unos 15 minutos.
  7. Caliente 1 taza de aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio-alto hasta que comience a brillar. Cocine el pollo hasta que esté dorado, aproximadamente 2 minutos por cada lado. El pollo terminará de cocinarse en el horno.
  8. Coloque el pollo en una fuente para hornear y cubra cada pechuga con aproximadamente 1/3 de taza de salsa de tomate. Coloque en capas cada pechuga de pollo con cantidades iguales de queso mozzarella, albahaca fresca y queso provolone. Espolvoree de 1 a 2 cucharadas de queso parmesano encima y rocíe con 1 cucharada de aceite de oliva.
  9. Hornee en el horno precalentado hasta que el queso esté dorado y burbujeante, y las pechugas de pollo ya no estén rosadas en el centro, de 15 a 20 minutos. Un termómetro de lectura instantánea insertado en el centro debe leer al menos 165 grados F (74 grados C).


Listo ya puedes disfrutar de esta deliciosa receta y todo con la satisfacción de no haber invertido mucho tiempo.

Si te ha gustado recuerda compartir en tus redes sociales.

Para mas recetas visita: Ensaladas

0 comentarios: